Con el fin de ofrecerle una experiencia de navegación adaptada a sus necesidades y optimizar el rendimiento de www.construdata21.com, le informamos de que esta web utiliza cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Blog

En nuestro blog encontrará noticias de actualidad del sector de la construcción, interesantes reportajes sobre los proyectos internacionales más asombrosos, compartiremos casos de éxito de nuestros clientes y novedades de Construdata21.

ACS se convierte en el primer promotor eólico de España

ACS se convierte en el primer promotor eólico de España

01 de February de 2012

ACS se ha llevado la medalla de oro. La constructora que encabeza Florentino Pérez ha sido el mayor promotor de parques eólicos el último año año, según los datos de la Asociación Empresarial Eólica.

La filial de la empresa de servicios, Eyra, ha puesto en funcionamiento 238 megavatios (MW), lo que muestra que esta compañía no sólo no ha abandonado su apuesta por las renovables, sino que la ha reforzado en este pasado ejercicio.

De este modo, ACS ha puesto en operación más potencia que Iberdrola y Acciona juntas, los dos mayores promotores del sector en términos acumulados en España. Concretamente, la eléctrica que preside Ignacio Sánchez Galán ha sido la quinta empresa en este ranking, con 101 MW puestos en marcha y Acciona, presidida por José Manuel Entrecanales, la tercera con 127,5 MW.

De este modo, Iberdrola y ACS continúan teniendo una clara confluencia de intereses en el sector de las renovables en España, tal y como se ha encargado de certificar la Audiencia Provincial de Vizcaya.

A pesar de la venta de activos verdes de ACS, iniciada en 2010 y que sigue avanzando poco a poco, esta empresa sigue volcada en el desarrollo de proyectos renovables, compitiendo con la eléctrica de la que es el mayor accionista.

La filial de ACS ha seguido presentándose a los concursos eólicos convocados. Como ejemplo, en el último concurso resuelto hasta la fecha en 2012, el de Andalucía, ambas empresas aspiraban a las mismas instalaciones.

La Junta de Andalucía ha otorgado a ACS, a través de su filial Cobra, un total de 90 MW, mientras Iberdrola ha recibido unos 120 MW.

Fuerte competitividad

Tal y como están estipulados la mayoría de los concursos eólicos en España, con una competitividad altísima y proyectos muy parejos, desarrollados por las principales empresas del sector, la confidencialidad en la oferta presentada es de una importancia capital. Un proyecto industrial acertado o una iniciativa en I+D especialmente atractiva y novedosa pueden marcar el resultado en este concurso. Que una empresa externa tenga acceso a esta información crítica puede desnivelar la balanza para hacerse con proyectos de cientos de millones.

Esta situación de competencia en proyectos eólicos en España tiene su continuación en otros países y ambas empresas han disputado los mismos en mercados claves para Iberdrola, como Brasil o México.

Según la patronal eólica, el sector instaló en España 1.050 MW en 2011, lo que representa un aumento anual del 5,1% de la potencia acumulada, que se situó en 21.673 MW a 31 de diciembre.

Se trata del crecimiento más débil de la historia de la eólica en España en términos porcentuales. Estos datos suponen que la potencia eólica se encuentra por debajo del objetivo previsto por el anterior Gobierno para 2011, de 22.119 MW.

Negociación urgente

La ausencia de señales sobre el futuro conlleva un riesgo importante para la industria eólica y las más de 30.000 personas a las que da empleo: la falta de pedidos de aerogeneradores ha supuesto ya una fuerte reestructuración y es previsible la deslocalización de los fabricantes hacia otros países.

Según los principales fabricantes, actualmente menos del 10 por ciento de la producción que se realiza en España se destina a pedidos nacionales. De hecho, los 1.050 MW instalados en 2011 responden a pedidos de aerogeneradores realizados en años anteriores, ya que el largo periodo de maduración de los proyectos eólicos -la media es de siete años- exige realizar los pedidos en fábrica entre 1,5 y dos años antes. Por ello, AEE considera urgente ponerse a trabajar de inmediato con el Gobierno para diseñar un régimen económico que, teniendo en cuenta la difícil situación de la economía española, permita el desarrollo del sector.

Fuente: eleconomistaImagen