Nous utilisons les cookies analytiques de Google pour effectuer une analyse statistique du trafic Web et améliorer les interactions avec les utilisateurs. Vous pouvez configurer ou accepter les cookies, conformément à notre politique de cookies. En cliquant sur "Accepter" ou "SI VOUS CONTINUEZ À NAVIGUER", VOUS ACCEPTEZ LEUR UTILISATION.

Blog

Año 2100: ¿Lilypad?

Año 2100: ¿Lilypad?

30/10/2012

Ante el acechante problema de la crecida de los océanos por el calentamiento global, los arquitectos ponen a funcionar sus privilegiadas mentes. Es el caso del francés Vincent Callebaut, arquitecto que proyecta una obra moderna, que más parece sacada de una película de George Lucas. Callebaut, ha encontrado lo que parece una solución sostenible a las consecuencias más graves del calentamiento global. El Proyecto Lilypad.

Se trata de una ecópolis con forma de nenúfar presentada como una ciudad flotante en constante movimiento pensada para una población de unos 50.000 habitantes.

Esta ciudad anfibia permitirá desarrollar su fauna y flora en torno a una laguna central artificial, que se originará de la depuración de las aguas de la lluvia. Contará con tres puertos y tres montañas que incluirán, entre otros, tiendas comerciales y zonas de ocio. Las viviendas se dispondrán a lo largo de jardines suspendidos que contarán a su alrededor con una red de calles y callejones, que creará una convivencia armoniosa entre el hombre y la naturaleza. Para lograr la autosuficiencia, la ecópolis contará con superficies de cultivo para alimentar a la población; la otra fuente de ingreso será el comercio con las ciudades costeras que vaya recorriendo.

Por si quedaba alguna duda, el arquitecto ha previsto que el proyecto cuente con todos los avances tecnológicos en lo que a energías verdes se refiere: energía solar, eólica, maremotriz, biomasa, además de sistemas de iluminación LED y reciclaje de desechos.

Para los dichosos que presencien ésta obra de arquitectura, esperamos lo disfruten con salud, ya que de realizarse, nuestros ojos no lo verán, ¡ni los de Callebaut! (a no ser que Dmitry Itskov consiga los fondos necesarios para su Iniciativa 2045).

Fuente: Texto/Imagen