Con el fin de ofrecerle una experiencia de navegación adaptada a sus necesidades y optimizar el rendimiento de www.construdata21.com, le informamos de que esta web utiliza cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Blog

En nuestro blog encontrará noticias de actualidad del sector de la construcción, interesantes reportajes sobre los proyectos internacionales más asombrosos, compartiremos casos de éxito de nuestros clientes y novedades de Construdata21.

Tendencias Inmobiliarias: Las minicasas

Tendencias Inmobiliarias: Las minicasas

02/01/2018

Japón lanzó la idea al mundo en los años noventa, Estados Unidos la desarrolló en su territorio a raíz de la crisis iniciada en 2008 y Europa la importó al inicio de la actual década. Tiene ya una cierta aceptación en algunos países del norte del viejo continente, así como en Francia y Reino Unido. España abrió los ojos a la nueva tendencia hace poco más de dos años y su implantación avanza, sí, pero de momento a paso lento. El fenómeno genera bastante curiosidad, numerosas consultas, pero escasos proyectos que acaben haciéndose realidad.

Las Tiny Houses, según se las conoce internacionalmente, son aquellas construcciones que no superan los 40 metros cuadrados, aunque se realizan algunas algo mayores, destinadas a matrimonios jóvenes, de 35 a 40 años, normalmente sin hijos y con trabajo estable. La corriente, surgida como alternativa a la escasez de suelo y consecuente encarecimiento del ladrillo, aboga por reducir el tamaño de las moradas, lo que, por lógica, mengua al mismo tiempo su precio, su mantenimiento y el gasto energético que generan. En función de la calidad de los materiales empleados y de los acabados, el coste del metro cuadrado oscila entre los 800 y los 1.300 euros, por lo que en los supuestos más caros puede adquirirse una minicasa por algo más de 50.000 euros. Aporta, además, otras ventajas: cada centímetro está aprovechado al máximo, son personalizables, ecológicas, desmontables y transportables, lo que permite instalarlas en terrenos tanto propios como alquilados. Ahora bien, hay que habituarse a vivir en espacios estrechos, lo que exige mentalización.

Esta corriente se encuentra a menudo ligada a una cierta conciencia medioambiental y entronca con otro concepto que puja por abrirse un camino en España, la Passivhaus o casa pasiva. Nacida y desarrollada en Alemania en la década de los ochenta, esta corriente persigue el mínimo gasto energético en las casas a través de unos materiales y unos aislamientos que hagan casi innecesaria la calefacción en invierno y el aire acondicionado en verano. Y, obviamente, una construcción de pequeño tamaño ayuda a alcanzar ese objetivo. En la fusión de ambas ideas se ha especializado el estudio de arquitectura Iniciativa Sostenible, que desarrolla la marca Microcasas como uno de sus productos.  La base de sus construcciones reside en estructuras con entramado de madera maciza certificada de alta resistencia y gran aislamiento incorporado.

En España, existen otras empresas como Onhaus, empresa navarra que suministra, y en ocasiones monta, materiales para la instalación de casas de pequeño tamaño; o la empresa asturiana Ladishouse, del Grupo Ladislao que ofrece soluciones de este tipo.

Una nueva tendencia en aumento que espera hacerse hueco en nuestro mercado, y vosotros, ¿viviríais en una minicasa?

Fuente: Texto/Imagen