Esta web utiliza cookies de terceros con el fin de mejorar el servicio web. Podrá obtener más información consultando nuestra Política de cookies.

Acepto la política de cookies

Blog

En nuestro blog encontrará noticias de actualidad del sector de la construcción, interesantes reportajes sobre los proyectos internacionales más asombrosos, compartiremos casos de éxito de nuestros clientes y novedades de Construdata21.

Tendencias que marcarán la industria de construcción en 2018

Tendencias que marcarán la industria de construcción en 2018

01/03/2018

¿Sabes que nos deparará este año? compartimos con vosotros tres tendencias que marcarán la industria de la construcción durante 2018

1. La escasez de capital humano obligará a la industria a adoptar nuevas tecnologías y modelos comerciales

La escasez de mano de obra está golpeando duro, y en 2018 podría forzar cambios permanentes y decisivos en cómo la construcción hace negocios y cumple con las demandas. Ante esta escasez, el aumento de los costes, la reducción de la calidad y una productividad deficiente, se plantea decidir sobre el futuro de la industria.

Sin embargo, también hay esperanza. Hay muchos casos innovadores de alta calidad donde la fusión de fabricación y construcción ha abierto nuevos mercados y flujos de ingresos con soluciones de construcción creativas. Un gran ejemplo de innovación en construcción, impulsado por el diseño para producir más activos con menos recursos, es “factory in a box” de GSK, una solución diseñada por el estudio de construcción modular BIM Bryden Wood. Se trata de una fábrica de productos farmacéuticos, codificados por colores y fáciles de ensamblar, que pueden ser enviados en una caja y construirse en mercados emergentes, con exigentes estándares de cumplimiento local y alto potencial, pero con dinero limitado. En 2018 veremos una tormenta perfecta de factores (una fuerza de trabajo global envejecida, una falta de nuevos participantes y crecientes restricciones a la libre circulación de mano de obra) que comenzarán a acelerar de forma decisiva la adopción de la fabricación integrada en la construcción. Los gobiernos, los organismos reguladores y la industria comenzarán a darse cuenta de que, si bien es importante incorporar a más personas a la industria, la solución más estratégica será cambiar fundamentalmente la forma en que construimos.

2. Con la fabricación integrada en la construcción, el 10% de los contratistas tradicionales podría desaparecer en los próximos 5 años

Es indudable que la construcción modular y la fabricación integrada en la construcción desempeñan un papel cada vez más importante en todo el mundo. Se espera que esta tendencia aumente un 6% a nivel mundial para 2022. Algunos países nos llevan la delantera. En Suecia, por ejemplo, el 84% de las viviendas unifamiliares construidas, utilizan elementos de madera prefabricados. Comparado con EE. UU, Australia o el Reino Unido, donde la cifra es solo del 5%, Suecia es prácticamente un líder mundial en cuanto a construcción modular.

También destaca Japón, donde alrededor de una cuarta parte de todas las casas nuevas están prefabricadas. Y mientras, en los países del tercer mundo ya se está considerando los prefabricados para cumplir con la escasez de viviendas y las limitaciones de costes.

Con la creciente escasez de capital humano y la necesidad de construir de manera más rápida y rentable, será una ventaja competitiva crucial invertir en tecnologías y profesionales adecuados, así como encontrar socios comerciales para aprovechar la fabricación integrada en la construcción.

3. La globalización aumentará el contenido extranjero de los proyectos de construcción un 20% en cinco años

La construcción centrada en la logística también será un catalizador para una mayor globalización. Actualmente, el 95% de los proyectos de construcción se llevan a cabo por firmas locales que trabajan con materiales locales. Pero vemos que esto está cambiando. Los componentes y elementos personalizados y a gran escala, se obtendrán cada vez más a nivel mundial, lo que significa mayor competencia y márgenes. Es un gran cambio para una industria que tradicionalmente ha sido altamente específica de cada país. Pero para los operadores, lo suficientemente ágiles como para comenzar a planificar y manejar la logística, e invertir en nuevas empresas conjuntas, las ganancias podrían ser enormes. Fijémonos en España, con un PIB significativamente menor que, por ejemplo, Estados Unidos o el Reino Unido, cuenta con siete de las 100 empresas de construcción más importantes del mundo. Si bien las dificultades económicas recientes del país acabaron con muchas empresas, el sector de la construcción en España se ha comportado notablemente bien. Una de las razones principales es que las empresas constructoras españolas a menudo se asocian globalmente y, por lo tanto, reducen los riesgos de exponer el negocio a los desafíos económicos internos. Aquí, la sólida tradición de empresas conjuntas y sociedades globales ha supuesto una poderosa ventaja competitiva.

Las nuevas tecnologías también facilitan el trabajo. Con la impresión 3D, los costes para material y los transportes largos están disminuyendo sustancialmente. Utilizando tecnologías como estas, las asociaciones se centrarán más en el intercambio global de competencias que en los transportes de larga distancia.

Las tres tendencias están tejidas conjuntamente. Los contratistas deben trabajar arduamente para garantizar las competencias correctas, mientras se considera cómo implementar nuevos modelos comerciales para edificios modulares y fabricación integrada en la construcción. Y todo esto, en una industria que se está volviendo más global y que ofrece nuevas formas de asociación. Aquellos jugadores que alcancen el equilibrio entre estas tendencias serán los claros ganadores en 2018.

Fuente: Texto / Imagen