Utilizamos cookies analíticas de Google para realizar un análisis estadístico del tráfico web y mejorar la interacción con los usuarios. Puede configurar las cookies o aceptarlas, según nuestra política de cookies. Al clicar en "Aceptar" o "SI CONTINÚA NAVEGANDO", ACEPTA SU USO.

Blog

Con el ladrillo a otra parte

Con el ladrillo a otra parte

01/03/2012

Las constructoras españolas buscan en el extranjero sus oportunidades de negocio. Y no solo las grandes, que tienen internacionalizado su negocio desde hace años, sino las medianas y hasta alguna pequeña.

Los empresarios del sector inmobiliario y de la construcción se están viendo obligados a buscar nuevas oportunidades de negocio en otros países del norte o este de Europa, América Latina y Asia, ante la «nula» actividad prevista para los próximos años en España.

El «mapa caliente» que maneja la Federación de Empresas de la Construcción incluye 39 países, entre los que destacan Brasil, Australia, Marruecos o Polonia o los escandinavos. A todos ellos, los empresarios van a tener que trasladar sus proyectos para continuar trabajando.

Las empresas de la construcción llevan ya tiempo trabajando en Latinoamérica. Algunas de las grandes, como ACS y OHL logran ya dos tercios de su facturación fuera de España.

Pero también otras empresas más pequeñas han hecho maletas para estar en el continente americano. Es el caso de Isolux Corsán (presente en Brasil, Colombia y Chile), Comsa o Abertis (en Chile), Copcisa (Chile) y Sando (Colombia).

La necesidad de internacionalizar el negocio

En opinión de los constructores, la internacionalización se presenta como un requisito «imprescindible» para la supervivencia de las empresas después de la «caída en picado» que ha sufrido el sector tras unos años de crecimiento elevado, pero también «insostenible».

Y es que se prevé que la actividad sea «prácticamente nula» en los próximos años. Así lo confirma el reducido número de proyectos visados para viviendas en 2011, que se sitúa en torno a los 60.000, una cifra sólo similar a la de los años 70 y muy lejos de los 900.000 emitidos en el 2006.

Exportando el ‘ladrillo’ español

Entre las constructoras españolas, OHL se sitúa como la más diversificada internacionalmente de entre las españolas, y la cuarta de entre las cincuenta de Europa. Según datos de cierre de 2010, esta firma obtuvo casi el 70% de sus ingresos de fuera de España.

Después se sitúa Ferrovial, en la quinta posición y con una tasa de internacionalización del 69%. FCC aparece en el puesto once, con el 46% de sus ingresos fuera del mercado doméstico, ACS en el trece y con un 31,8%, Sacyr en el quince (31%) y Acciona en el 16, con una tasa de internacionalización del 30,8%.

Según datos de la patronal de grandes constructoras Seopan, las constructoras españolas lograron contratos en los mercados internacionales por un importe total de 17.918 millones de euros en el ejercicio 2010, cifra que arroja un incremento del 16% en comparación a un año antes.

¿Pensando en internacionalizarse? Nosotros le ayudamos

Fuente: 20minutos / Imagen