Utilizamos cookies analíticas de Google para realizar un análisis estadístico del tráfico web y mejorar la interacción con los usuarios. Puede configurar las cookies o aceptarlas, según nuestra política de cookies. Al clicar en "Aceptar" o "SI CONTINÚA NAVEGANDO", ACEPTA SU USO.

Blog

Destino: El Magreb

Destino: El Magreb

04/10/2011

No hace mucho les animábamos a que se lanzaran a hacer negocios con nuestros vecinos marroquíes en la entrada Marruecos, ese vecino desconocido, hoy, se lo volvemos a recordar.

A finales de septiembre de este año, podíamos leer en la prensa que las economías del Magreb, en especial Marruecos y Argelia, se postulaban como mercados emergentes para el sector de la construcción, por su necesidad de aumentar el parque de viviendas y mejorar sus infraestructuras.

En concreto, se pueden hallar oportunidades en el mercado de la obra nueva, en la rehabilitación, de viviendas y patrimonio histórico, en la puesta en marcha de equipamientos públicos e infraestructuras.

Así, asociarse con empresas de Argelia es uno de los caminos a seguir: el país árabe necesita importar valor añadido y los constructores españoles necesitan un promotor autorizado en el país.

No hay que olvidar que el turismo es un fuerte foco de atracción para las constructoras, más sabiendo que Marruecos quiere convertirse en una de las veinte primeras potencias turísticas del mundo. Por ello, un gran motor es la construcción de ciudades balnearios, complejos hoteleros e infraestructuras, especialmente carreteras, puertos y aeropuertos.

Por tanto, el turismo vuelve a ser un filón que se puede aprovechar para lidiar con esta crisis económica que nos azota, pero hay que ser prudente al buscar socio argelino, apostar por arquitectos, técnicos e ingenieros españoles y ser consciente del valor añadido que el constructor español puede ofrecer construyendo equipamientos públicos, ante la imbatible competencia de las constructoras chinas en la vivienda.

 

Fuente: Diario ABC / Imagen